“Le Football + Les Luthiers + Le Poulet = Les Amis”

•abril 11, 2012 • Dejar un comentario

Algunos dirían que son cosas del fútbol, pero para mí son tres cosas las que lograron esta cuasi hermandad:

LA PRIMERA. EL FÚTBOL.

Tenía como 11 años cuando mi tío Roly, que animado de vernos a todos los pelaus del barrio que no soltábamos la pelota ni para ir baño, nos junto y nos regalo nuestro primer juego de poleras de fútbol. Las poleras tenían una estrella y ahí nacieron “Las Estrellas de Hamacas”. Entre nuestros primeros partidos jugamos contra la calle 7 este … y ahí estaba, centro delantero un poco tirado por la derecha, rápido, derechazo fuerte y con un gran plus, le hacía al arco también. A los días después de haber ganado ese partido, empezamos a averiguar quién era el habilidoso jugador contrario para ofrecerle jugar en nuestro equipo (fue algo así como un mini-fichaje por debajo de la mesa, jejeje). Cómo se hizo odiar con sus amigos de cuadra cuando se puso nuestro uniforme y que buen fichaje habíamos concretado nosotros, tan famoso y complicados como ese, podríamos citar a Luis Figo desde el F.C. Barcelona al Real Madrid o a Carlos Tevez del Manchester United al Manchester City … pecho a pecho los tres.

Cómo nos gusta jugar fútbol!!!

LA SEGUNDA. LES LUTHIERS.

Lo de Les Luthiers es obra de la coincidencia que arma el cosmos … (coincidencia?) … y de una pregunta que justo nos llegó a la cabeza al mismo tiempo … y porque la gallinita dijo Eureka?. En base a esa pregunta, descubrimos que ambos habíamos escuchado “La Gallinita dijo Eureka”, genial canción legado de los maestros Les Luthiers, lo cual nos obligó a juntar todos los casetes, todavía, que teníamos de ellos y pasarnos tardes enteras escuchando y cagándonos de risa de uno de los más finos humores todavía existentes. Entre nuestras metas, ya quedamos que algún día vamos a ir a ver un recital al vivo de ellos.

He tratado de hacer entender y disfrutar de la misma forma a Les Luthiers con otros amigos haciéndoles escuchar y explicándoles un poco la genialidad que ellos logran, pero realmente es como el fernet, un gusto adquirido. Y seguramente a varios les ha pasado lo mismo … u know what i mean.

Cómo nos reímos con Les Luthiers!!!

LA TERCERA. EL POLLO CAMPEÓN.

Seguramente hay miles de manjares, seguramente hay una montonera de pollos comparables … pero … PERO … para nosotros es magia comestible. Es la combinación perfecta de un pollo hecho en brasa de carbón, con sus papitas bañadas en sal y kétchup y ese arroz ahogándose en esa salsa que pareciera hecha a base de marihuana, que simplemente te hace adicto. Casi que nosotros pagamos solo por la salsa, porque el pollo, el arroz y las papas son el jacuú de la salsa. En sí, como buenos comensales de Pollo Campeón, el que sabe comer este pollo, come sopa y segundo, jejeje.  Tanto nos gusta que en algunas visitas a Santa Cruz, cuando venía por unos días desde La Paz, directo del aeropuerto nos íbamos a comer, con maletas y todo.

Como le metemos al Pollo Campeón!!!

Aunque hay varias cosas más, la verdad que estos tres son los pilares de una amistad difícil de medir, ejemplo de que realmente existen hermanos que se pueden elegir y de que son personas que en los momentos a full, te acompañan con su sonrisa y que en los momentos de bajón, también te acompañan con su hombro. Solo espero que todos puedan tener alguien así.

Gracias Jaimito … por ser mi mejor amigo.

“El talento no tiene nacionalidad ni clase social”

•noviembre 22, 2011 • 4 comentarios

Realmente la música inspira muchas cosas, desde formas de vestir hasta corazones. Pero lo más hermoso de la música, a mi parecer, es que es un lenguaje que llega a juntar diversidades. Podemos tener distintas ideologías políticas, distinta religión, distinta clase social y hasta distinto color de piel, pero díganme si para todos los anteriores, escuchar una genialidad como por ejemplo “No Woman no Cry” de Marley o “We are the champion” de Mercury, no nos hace emocionar y en algunos casos cantarlas a todo pulmón?. Son himnos universales que no discriminan, la música no discrimina, es para todos los que solamente … quieran escuchar.

Ayer, como muchas otras noches, mi fiel sofá me volvió a cobijar con mi botella de vino y mi queso de mesa a disfrutar uno de los tantos DVDs de conciertos que me recomiendan. El DVD de turno se llama “Playing for Change” y solo eran cinco famosos temas que prometían.

Grande mi sorpresa cuando me di cuenta que no era un concierto, sino algo que trataré de explicarles; “Playing for Change” es un proyecto del ingeniero de sonido Mark Johnson que les armó estudios de música a músicos callejeros pero en la mismísima calle, ahí donde la gran mayoría de ellos toca sus instrumentos para ganarse las fichas del día … ahí mismo. Llorá Sony Music!!!

Les voy a detallar un poco el primer tema que interpretan estos inesperados artistas. El tema es “Stand by Me” de Ben E. King. Las voces se funden entre artistas en California, Nueva Orleans y Holanda. Cabe destacar a “GrandPa Elliott” el viejito cantante de New Orleans cuya ceguera lo único que hizo fue afinar esa hermosa voz con tonalidad blusera . Hay una fusión de percusión exquisita entre un baterista en El Congo, los tambores de la Tribu Twin Eagle en Nuevo México, una pandereta en Francia y un washboard en Nueva Orleans, que no es más que un lavaropa, pero que le da el toque jazzero a la percusión. Las cuerdas se conjugan entre artistas en Brasil, Rusia, Venezuela, Sudáfrica y un italiano que con su guitarra, que seguramente heredó de su tatara-tatara-abuelo, y su técnica de slide, hace que casi hablen esas cuerdas. En los vientos nos vuelve a deleitar “GrandPa Ellitott” con su armónica y otro italiano con su saxofón. Ahhhh y el coro lo hace un grupo Sudafricano. Valga la redundancia … todos ellos músicos callejeros tocando desde sus respectivos países. La muy fina edición del video logra agrupar todos los instrumentos a su debido tiempo, destacar lo talentoso que son nuestros raros intérpretes regados por el mundo y hacen que solo esa canción del DVD valga cada centavo que gastaste.

Los demás temas son tan buenos como el primero, solo que entre medio de tanto artista que no se tiene la más peregrina idea de quiénes serán y que probablemente solo sus madres los conocen, también aparecen grandes figuras musicales cooperando con tan lindo proyecto; como Manu Chao, Noel Schjaris (Sin Bandera) y hasta Bono (U2). Sin duda, muy recomendable DVD para los amantes de la música con locura.

Soy un convencido de que el talento no tiene nacionalidad, que definitivamente el flaco no es selectivo al momento de dotar de talentos a las personas y en el caso del talento musical, no es requisito obligatorio ser gringo o inglés (favor imaginarse al flaco diciendo: “Ojo, ojo … no se vayan a chipar … los maestros musicales solo pueden ser ingleses y sus derivados”). En todo caso no existieran grandes músicos como Freddy Mercury, por ejemplo, que nació en lo que hoy conocemos como Tanzania o artistas más contemporáneos pero igual de talentosos como Mika que nació en Líbano o por último genios como Mozart que nació en Austria.

Pero al ver el DVD mencionado, ya no solamente queda claro que no tiene nacionalidad, sino que también el talento no tiene clase social y que aunque no podemos apreciarlos en radio o televisión entre medio de la  constelación de estrellas musicales que nos invaden, esos chicos de la calle la rompen igual y son dignos de un gran aplauso como el que me sacaron anoche, levantándome de mi sofá y festejando el talento con mi vino … salud!!!

“La música está en todas partes, todo lo que tienes que hacer … es escuchar”

“Yupiii, que viva la cuchuquera!” (Pepe Mosca)

•octubre 25, 2011 • 2 comentarios

Recientemente pasé unos días en Santa Cruz, en unas más que merecidas vacaciones, aprovechando el cumpleaños de mi hermano Jorgito, las ganas locas de abrazar a mi madre y, por supuesto, pasar unos días entre churrascos y cervecitas con los amigos y familiares. Pero en esta visita algo realmente me llamo la atención, y ese algo se lama … Pepe Mosca.

Haber … trataré de explicarles. Pepe Mosca es un personaje de la TV en Santa Cruz, caracterizado por una simpática mosca en caricatura digital. En sí, es como una bolita de pelos, con dos ojos saltones, alitas y sus zapatillas que bien parecen los Adidas Superstar 2G. Lo interesante de Pepe Mosca es que aparece en propagandas televisivas, al parecer, financiadas por la Honorable Alcaldía Municipal de Santa Cruz, apoyando a la gente que bota basura en las calles, que no usa los basureros y que no cierra las bolsas de basura al tirarlas. Si, leyeron bien, APOYANDO a esa gente, es más, con frases como; “Yupiii, que viva la cuchuquera!! ” ó “Como me encanta la gente cochina, yupiii!!” que hacen que me cague de risa cada vez que aparece en TV.

Desde que vivo en otra ciudad, y aunque las comparaciones son odiosas, he sido bastante crítico con las cosas que pienso que mi linda Santa Cruz debería mejorar y que por estos lares han sabido cómo hacerlo. Por ejemplo, aunque el tránsito vehicular es igual de caótico que en Santa Cruz, en La Paz, el sistema de educación vial y de tránsito para respetar el paso cebra incluye unos valientes trabajadores que disfrazados de cebras y burritos cumplen la ardua labor de que los vehículos no se detengan en el paso cebra y de enseñar a las personas cuando cruzar la calle y por donde, lo interesante es que aquí, funciona. Imaginé tratar de imitar lo mismo en Santa Cruz, pero primeramente el calor, antes de deshidratar, a los pobres infelices muchachos que tuvieran que estar disfrazados, los desmayaría. Y conociendo el “quemeimportismo” y lo “arrofaldaus” que somos los cruceños, no va a faltar el camba borracho que los va a alzar para carnear a la cebra o hacer picadillo con el pobre burrito.

Pero en el caso de Pepe Mosca, la creatividad le dio una patada voladora al “quemeimportismo”, y justo donde somos más vulnerables los cambitas, en el amor propio. Como sufrimos cuando hablan mal de nosotros no?? Sino no existieran los programas faranduleros de las 2 de la tarde con mas auspicio que los noticieros.  Y lo hermoso de todo, es que justo eso hace Pepe Mosca. Una idea que entre genial e hilarante ha sabido agarrar de la oreja a varios cruceños y cada vez que alguien bota basura desde su auto a la calle, no falta el camba sin vergüenza que le grita alguna de las famosas frases de Pepe Mosca; “Como me encanta la gente cochina!! Yupiii!!!”, y me disculpan, pero da vergüenza nomas, ya que los mirones, en este caso, no son de palo y se ríen en tu cara … y por cochino.

En otro países, ideas así son bastante apoyadas por sus respectivos Gobiernos. Por ejemplo en Alemania, midieron cuanto tardaban en llenarse un basurero en un parque y tomaba alrededor de 4 horas (tomen en cuenta que allá la gente realmente usa los basureros). Lo que hicieron fue instalar un sistema en el basurero que cuando alguien botaba basura, detectaba el objeto mediante un sensor, que activaba un parlante que emitía un sonido como cuando el coyote persiguiendo al correcaminos se encuentra con un precipicio y empieza a caer hasta el fondo; fiiiiiiiuuuuuuuuuuuu , entienden? Jejeje. En base a ese experimento, los basureros con ese sistema se llenaron en 30 minutos, es más, la gente buscaba basura en las calles para botarla al basurero, escuchar el sonidito y reírse un rato. Genial no?

Queda claro que un poco de creatividad le puede ganar a muchas cosas, entre ellas, la suciedad, la flojera y hasta a malas costumbres de una sociedad. Solamente queda levantarse, aplaudir a los grandes creativos de estas campañas, apoyar, difundir y en mi caso, cada que veo a alguien tirando basura en las calles; “Yupiii, que viva la cuchuquera!” ya está incluido en mi léxico burlesco-sarcástico diario. Gracias Pepe Mosca!!!

No lo dudes, el flaco siempre está ahí

•septiembre 27, 2011 • 2 comentarios

Antes de empezar esta LetraJunta tengo que aclarar ciertos puntos:

  1. En mi inclinación religiosa considero que el flaco es, por sobre todas las cosas, el camino correcto. Que si tu fe y tu relación con él están fuertes, estoy completamente seguro que el flaco es parte de tu barra brava celestial. Él es el de la vincha y el bombo y el que canta mas fuerte por vos.
  2. La relación con el flaco es, como recoger documento de identidad, personalísima. Puedes tenerlo como señor, padre, salvador, gran amigo, como conocido simplemente, o puedes ser también el muy “del montón” cristiano light (bajo en fe).
  3. Y por último, pero no menos importante, creo firmemente que la fe se siente en el corazón y no en las rodillas.

Con estos puntos claros, empiezo, ya que como dicen en la frater: “aquí de política y religión no se habla, si queremos pelear, hablemos de fútbol”.

Hace unos años atrás mi madre fue diagnosticada con cáncer de mama. Si algo hizo tambalear mi fe, fue que mi madre tenga que soportar semejante cruz. Recuerdo que el primer diagnóstico fue sumamente desalentador, casi que el doctor nos dijo que vayamos midiendo el cajón … y ahí si … cuando la realidad te viene de patada voladora y estas escuchando que podes perder, en mi caso, la mujer más genial del mundo … “agarrate catalina”. Di un vuelco en mi bronca y me lance directo al que, en ese tiempo, pensé que era el responsable … el flaco. Como podía ser que un ángel que dejo caer al mundo y al cual yo le digo mamita, tenga ese premio?. Él, unos cuantos confidentes y yo, sabemos lo que le llegue a decir y todavía pido perdón por eso, pero el flaco sabe que se me chispoteó y que estoy completamente arrepentido.

Aun así, eso de que el flaco aprieta pero no ahorca, no es mentira. La prueba no era solamente para mi madre, sino para la familia. Unos, como yo, caímos. Otros como mi madre, impresionantemente, seguía por el camino sin chistar y más bien nos quería convencer de que ese tenía que ser el camino, sin dudar.

Ahora me doy cuenta la tremenda fe que mi madre tiene. El segundo diagnóstico fue súper motivador y desde ahí, para adelante. Mi madre paso toda la enfermedad, venció al cáncer, venció las quimioterapias, nos venció a nosotros en la prueba de fe y ahora está en todo su esplendor, renegando cada vez que nos desviamos, siendo este último el mejor síntoma de completa mejoría que tiene, ¡como reniega la viejinga!, jejeje.

En mi caso, el flaco hizo que caiga, apuntando en mi corazón una de las partes más vulnerables que tengo. Mi pelea con él fue durísima, pero finalmente, él gano. Esa “trenzada” con el flaco reavivo mi fe, sentó nuevas y solidas bases y unió a mi familia con una mezcla de poxilina de fe y super bonder de amor.

Flaco, solamente me resta agradecerte el ponerme de nuevo en tu autopista, agradecerte por mi familia, mis amigos y mi trabajo. Tal como me paso a mí, deben haber muchos que deben estar teniendo una dura batalla contigo hoy, pedirte que les des sabiduría. Y a todas las personas que se están “trenzando” con el flaco … consejo de conejo … déjense ganar de una vez, que lo único que están haciendo inútilmente, es atrasar el “knockout” y caída en su inmensa gracia y misericordia!

Amén.

El respeto a ti mismo no lo compra tu billetera

•agosto 5, 2011 • 5 comentarios

Escena … Bart Simpson está entrando a su casa después de un, al parecer, buen día trabajando con la mafia, seguramente con unos cuantos dolaritos, mas ilegales que los autos chutos que entraron a Bolivia hace unos meses atrás, en el bolsillo, con indumentaria nueva, unos aires de crecido (por no decir creído) y cantando la tan pegajosa cancioncita; “Tengo personalidad, tengo personalidad y eso me da felicidad … siiii”.

Realmente no recuerdo hace cuanto fue que ese capítulo entro a mi subconsciente, como muchos otros de Los Simpson, pero recién estoy cayendo en la patada en el culo que Matt Groening quiso dar, diciéndoles a una minoría superficial que el hecho de tener una ficha mas en el bolsillo, solo para alguien tan inmaduro como un niño, te va a dar “personalidad”.

Lo mas cómico del asunto es que encaja en muchas sociedades, cual más superficial y fría que otra, donde el “figuretismo” y el “quemeimportismo” se agarran de la mano para pasearse en tu pantalla de lunes a viernes a las 2 de la tarde en cadena nacional. Que quede claro que cumplen su función de entretenimiento, pero a qué precio?

Recuerdo que mis padres ya hace mas de 10 años atrás, sacaron un préstamo del banco y nos mudamos a una casa muy bonita, donde mis dos hermanos y yo teníamos nuestros propios dormitorios. Era fabuloso tener nuestro propio espacio con planes de qué cosas le íbamos a poner en las paredes, como tenía que estar puesta nuestra cama, donde se tenía que poner la televisión, etc. Pero ese esfuerzo tan grande para darnos esa comodidad casi se vino abajo cuando mi padre perdió su empleo por esos tiempos. Yo soy el hijo mayor y ya tenía una vaga idea de lo complicado que se había puesto la situación en mi casa, a nivel económico. Era casi vísperas de Navidad y mis padres esos días previos se sentaban en la terraza de mi casa, con esos ojitos llorosos, pensando en cómo pagar las cuotas del banco, en qué pondrían bajo el árbol de Navidad para nosotros y qué en la mesa para la cena de Navidad. Comprar pollo o pavo, como otros años, ni hablar. Nunca voy a olvidar lo que fue esa cena; mis padres compraron dos masas de pizza, un extracto de tomate, un poco de mortadela y otro poco de queso. Mi papá sazonó el extracto de tomate, moliendo con sus manos un poco de orégano, mientras lo calentaba en una sartén (exactamente igual yo lo hago todavía), esparció la salsa en las masas para pizzas, repartió el jamón y el queso en cada proyecto de pizza y al horno. Obviamente, mis hermanos y yo, al no ver pollo a la naranja o pavo relleno en la mesa y ver, muy al contrario, pizza, pensamos: DE LUJOOOOO!!!!.

Ese día aprendí una gran lección. No hace falta darse grandes festines para ser feliz. La receta es simple, un pedazo de pan plano, un poco de salsa de tomate, una pizca de orégano, un pedacito de queso, una lonja de mortadela, una tonelada de orgullo, otra de cariño y a saborear cada bocado de pizza con sazón a dignidad.

Es esa dignidad la que no se compra, la que no te da la “personalidad” que puedas tener en tu bolsillo, en tu cartera, en tu cuenta bancaria ni en la maletera de tu reluciente automóvil. Esa dignidad no es genética ni te la va a heredar tu abuelo millonario. Esa dignidad se aprende en casa y te la enseña tu padre, tu madre y tu familia. Es esa dignidad la que te da un descanso reparador después de un día mas que agotador en el trabajo y la que te levanta en la mañana soñando en las comodidades que planeas para tu familia a futuro.

Alguien dijo que la dignidad empieza cuando acaba la jactancia. Por eso, desde ahora, cada vez que veo a alguien con un peso más en el bolsillo, queriendo pasar a otra persona por encima, pienso en lo perdido que estaría sin ese peso. Por eso, desde ahora, cuando sea Noche Buena y las 23:45 se les antoje pizza, piensen que hay un lugar donde hace mas de 10 años se come pizza como una tradición … y sean bienvenidos a mi casa.

Los atajos cortos traen retrasos largos (Pippin Alif)

•julio 13, 2011 • 2 comentarios

Recuerdo que era finales del 2009, exactamente el 29 de Noviembre. Ese domingo había amanecido, desde el vamos, caliente y ya pasadas las primeras horas de la mañana empezaron a llegar mis amigos con carbones, carne, chorizos,  verduras y las infaltables cervecitas para refrescar. Se había organizado un churrasquito sorpresa en mi casa a modo de felicitarme por mi promoción laboral y de despedirme, ya que emprendía viaje a una nueva ciudad para desempeñar, lo que según la empresa, sé hacer muy bien.

Todavía la nostalgia de dejar a mi madre, mis hermanos, mi padre, mi familia, mis amigos, mi casa y mi tierra siguen calándome en cada sístole y diástole, pero  la oportunidad de crecer profesional e individualmente era algo que, dentro del concepto de realizarme, tenía que tomar tarde o temprano.

Esa semana, antes de partir, le saqué el jugo a mis últimos días en mi pueblo, me levantaba temprano, me acostaba tarde, trataba de estar el mayor tiempo con mi familia y amigos, comía todo lo que pensé que iba a extrañar y fui a todos los lugares que pensé, posiblemente, a mi vuelta ya podrían estar cerrados … resultado … un cambita cansado, ojeroso, en proceso de engorde … pero feliz.

Ya han pasado más de un año y medio de esos días y, no les voy a mentir, no hay día en que no piense en que estará haciendo mi familia por allá en mi pueblo, pero fue una decisión de la cual no me arrepiento. Me he establecido como persona, con mi pareja, en un departamento en el cual he tenido la satisfacción de recibir a mis padres, hermanos y varios amigos. Darme el gusto de poder estar al lado de mi padre, pero en las únicas “cuatro paredes donde se hace lo que YOOO diga” (como me hincharon mis padres con esa frase en mi pubertad, jejeje). 

De que se extraña … se extraña. Cuanto daría por poder llegar a mi casa y poder servirme ese fideo con pollo de mamita, al cual le hice tantas caras antes de probarlo cuando vivía en la casa de mis padres. Cuanto daría porque mis hermanos vuelvan a entrar a mi cuarto bailando, como los hijos NO reconocidos del Ballet Bolshoi, solamente para hacerme reír. Cuanto daría por volver a comer un helado de coco por el casco viejo cuando estoy plastificau de sudor de los 33 grados centígrados del poblau y que pase esa ventolera lleninga de tierra que, aparte de dejarme a mí como milanesa, convierte mi helado en granizado.

Pues así es la cosa cuando estas lejos. Cuesta, pero se puede. Dadas las oportunidades, a veces, hay que sacrificar algo para poder crecer, y en mi caso, como de muchos otros, tenemos que sacrificar mucho.

Hoy me toco ver la imagen desde la perspectiva de amigo. Una excelente persona se aleja de las mismas cosas que yo tuve que dejar de lado e irse a crecer a otra ciudad y me motivo a tantas cosas, entre ellas a esta LetraJunta. Quisiera darle ánimos, quisiera decirle que se puede, quisiera decirle que la familia y los amigos siempre van a estar cuando vuelvas, que aparte de uno u otro puente, o un nuevo edificio, o una nueva avenida, tu tierra va a tener el mismo sabor… literalmente. Pero lo que en realidad quiero decirle es que en tu difícil decisión, siempre cuenta con mi respaldo y con mi incondicional amistad.

Tu familia siempre va a estar ahí, tus amigos de verdad siempre te van a esperar con los brazos más que abiertos, te prometo que tu ciudad no se va a mover y esos Pollos Copacabana van a seguir, posiblemente, hasta con mas sucursales, pero las oportunidades no son eternas y se deben aprovechar AHORA.

Avanti Pipe!!!

Dale música a tu vida

•junio 16, 2011 • 2 comentarios

Entraba a la Iglesia de la Exaltación en la calle 9 de Obrajes-La Paz como a las 19:35, casi obligado por el frio. Los letreros, pegados con cinta adhesiva, del recital de esa noche y los de tener precaución con los artículos personales me parecían interesantes e hilarantes respectivamente, teniendo en cuenta que estaban en las imponentes puertas de la entrada de la casa del flaco.

Pasados 15 minutos entre esperar y leer el programa del recital, mis compañeros de esa noche y yo, comenzamos a deleitarnos con el inicio del “Gloria” de A. Vivaldi y 45 minutos más tarde, teníamos que pararnos a aplaudir la increíble creación  interpretada por alrededor de 90 integrantes del Coro y Orquesta de la Escuela Nacional de Música “Luis Felipe Arce”. Me impresionaba un caballero a unos bancos del costado que aplaudía con tanto ahínco, como cuando yo le meto como foca de “Mundo Marino” cuando salen esos once verdolagas del camerino del Tahuichi a la cancha.

No es que sea “el lápiz mas tajado de la caja” (como dice mi amigo Rodrigo), en lo que respecta a música clásica, es mas podría fácilmente llegar a ser el de la mina rota que no terminas de tajar, pero entre mis vagos recuerdos, de “Grandes Poemas de Pequeños Autores” de Videomatch y los casetes de cinta de colección de música clásica de mis padres que nos hacían escuchar a mis hermanos y a mí cuando éramos peladingos, esos 45 minutos me transportaron a esas sensaciones y, por sobre todo, a dos grandes preguntas:

  1. 1.       Sabiendo por lecturas ociosas anteriores que Antonio Lucio Vivaldi murió en el olvido, que sentirá desde las nubes sabiendo que sus obras no son más que recordadas sino que también aplaudidas con sumo fanatismo?
  2. 2.       Que he hecho en mi vida para ser recordado al menos una centésima parte de lo que es recordado y admirado A. Vivaldi?

Pues las preguntas se las dejo picando para que seguramente sus respuestas las agarren de taquito, media volea o palomita. Sin embargo, hay quienes (me incluyo) todavía no sienten haber hecho algo mínimamente trascendental en la corta brecha que nos regala el flaco. Eso sí, estoy completamente seguro que siguiendo los siguientes tips, consejo-musicales, vas a lograr al menos algo similar:

  • Que tus días estén repleto de sopranos.
  • No te acostumbres al barítono de tu vida y dale mas tenores.
  • Cuando sientas que las situaciones te ponen bajo, es buen momento para escuchar música y escribir, jeje.

Martín Valverde siempre dice: “No dejes que tus días te los cuente el horóscopo” (favor imaginarse al flaco leyendo el periódico un viernes santo y diciendo: “Haber … que dice Capricornio … Ohhh buen día para las finanzas y apuesta siempre a cara, nunca a cruz … mmm … a que se referirá?”)

Vive cada día al máximo, haz que sea una experiencia nueva todos los días, llénala de pequeños momentos que hacen grande tu existir. De esa manera, alguien va  a recordar que a ti te gustaba comer el tujuré con toddy y quedaras plasmado en la memoria.

Te repito … dale música a tu vida!!!

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.